Seguros frente al naufragio

Ahorrar en seguros, puede salir muy caro.

Comparte esta publicación en... Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

«Mis procesos/sistemas/métodos/controles son tan buenos, que no merece la pena invertir en seguros»

Esta respuesta se la ha encontrado alguna vez casi cualquier corredor que ha ofrecido a un cliente o «prospect» seguros no obligatorios. Para entendernos, aquellos que nadie te obliga a comprar, y que tampoco es costumbre suscribir en el sector del que se trate.

Puede parecer, que este es un buen argumento para evitarse la venta que el corredor se dispone a hacerle. Y efectivamente, si lo que se pretende es evitar que el corredor te moleste, este este es un argumento irrefutable.

Los sistemas de control mitigan, pero no evitan riesgos

¿Tener un excelente sistema de control, significa que no sea necesario protegerse de un siniestro?

La realidad es que sí uno piensa un rato sobre todo esto, es inevitable llegar a la conclusión de que aquel que dice eso no controla su programa de seguros.

Por sus características de cobertura y funcionamiento, muchos seguros se parecen a una balsa de rescate para caso de naufragio.

Se trata de un recurso de emergencia. Está diseñado para evitar un desastre total, que demuestra su efectividad únicamente en el momento de usarse o a la hora de demostrar fiabilidad a un tercero. El resto del tiempo solo parece ocupar un espacio a bordo que se podría utilizar para otra cosa. Además es un dispositivo caro y cuya utilidad se espera nunca tener que comprobar.

Sin embargo, llegado el momento sí no se ha tenido la precaución de tenerlo se corre un gran peligro.

Dicho esto y volviendo al tema que nos ocupa. ¿Sería imaginable que el armador del velero,  contestase que su barco es tan seguro que no le hace falta balsa salva vidas? ¿Y qué diese esa respuesta debido a que quiere ahorrar en costes? ¿Y si argumentara que como él nunca ha naufragado antes, no necesita ese sistema de seguridad?

Seguro que la balsa de rescate acaba siendo instalada, como es lógico. La prudencia se acaba imponiendo. Y nadie sale al mar sin ella, al menos si se plantea travesías serias y de calado.

Ayer, un corredor de Barcelona comentaba en una reunión que, justo esta había sido la respuesta de su clientes. Al plantearles la contratación de una de estas pólizas su cliente respondío: -¿Nos obliga la Ley?, ¿La compran nuestros competidores?. -No señor, pero es aconsejable -Respondía el corredor. Nada, el cliente aduciendo que no merecía la pena, y que ellos hacían muy bien su trabajo declinó la posibilidad siquiera de estudiar su contratación.

¿Quien debe en la empresa ocuparse de los seguros?

A mi me hizo pensar. Se trataba del director financiero de un productor de alimentación que factura cientos de millones de Euros y que distribuye su producto por todo el Mundo. Y, a pesar de todo, este CFO realmente no veía necesario comprar la póliza, la balsa salva vidas. Creía que su velero tenía medidas de seguridad infalibles. Su empresa nunca iba a tener un gran siniestro, porque nunca antes había naufragado. Y comprar el seguro, le iba a ocupar un espacio en su presupuesto que se podía ahorrar o dedicar a cosas con un valor más (aprovechable) a corto plazo.

¿Merece la pena asumir ese riesgo? ¿Cuantas decisiones lamentables sobre sistemas de prevención de riesgo catastrófico se han tomado con una óptica a corto plazo? ¿Cuantas se han acabado lamentando a largo plazo?

La estadística de las compañías especialistas en riesgos industriales es clara. Todo productor de alimentación acaba teniendo un gran siniestro antes de diez años. El avance de la técnica, la obsolescencia de procesos y sistemas, los cambios e innovaciones en los productos fabricados, la rutina o la mera confianza son solo algunas de las causas.

Las estadísticas muestran que en 2015 se gestionaron 2952 notificaciones en Europa. De las que España notificó 242. Y fue origen de la alerta en 11 casos. Las Comunidades Autónomas, levantaron 691 notificaciones. Cataluña, Madrid y Galicia encabezan el ranking con 152, 148 y 91 notificaciones respectivamente.

A la luz de esta realidad, ¿quien no querría haber comprado la balsa salva vidas, llegado el caso?

Comparte esta publicación en... Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Sin comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar